HOMENAJE A CHARLES DICKENS


 

                                               Charles Dickens

Si os suenan obras como Oliver Twist, David Coperfield,  Tiempos difíciles, Grandes esperanzas, Historia de dos ciudades, Dombey e hijo, Los papeles póstumos del club Pickwick…, entonces os sonará el nombre de Charles Dickens, cuyo aniversario celebramos estos días (nació un 7 de febrero de 1812 en Portsmouth, Gran Bretaña).

Dickens es uno de los escritores más importantes y reconocidos del mundo. Sus obras son conocidas por doquier y han sido llevadas al cine, al teatro, al cómic…

Dickens fue hijo de su época, la I Revolución industrial había transformado las ciudades, sobre todo los suburbios en zonas superpobladas de familias que habían acudido a Londres respondiendo a la llamada del trabajo en las nuevas fábricas. Dickens vivía en  el número 16 de Bayham Street, Camden Town, que era entonces uno de los suburbios más pobres de la ciudad.  

EDUCATIVA_PAGE_BREAK

Cuando su padre fue denunciado por impago de sus deudas y encarcelado en la prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se trasladó a vivir con el Sr. Dickens a la cárcel, posibilidad establecida entonces por la ley, que permitía a la familia del moroso compartir su celda.  Charles fue acogido en una casa de Little College Street, regentada por la Señora Roylance y acudía los domingos a visitar a su padre en la prisión.

A los doce años, se consideró que el futuro novelista tenía la edad suficiente para comenzar a trabajar, y así comenzó su vida laboral, en jornadas diarias de diez horas en Warren’s boot-blacking factory, una fábrica de betún para calzado, ubicada cerca de la actual estación ferroviaria Charing Cross de Londres. Durante este periodo su vida transcurrió pegando etiquetas en los botes de shoes polish (betún para calzado); ganaba seis chelines semanales. Con este dinero, tenía que pagar su hospedaje y ayudaba a la familia, la mayoría de la cual vivía con su padre, que permanecía encarcelado.

Estas vivencias marcarían su vida como escritor: dedicaría gran parte de su obra a denunciar las condiciones deplorables bajo las cuales sobrevivían las clases proletarias. En su novela David Copperfield, juzgada como la más autobiográfica, escribió: «Yo no recibía ningún consejo, ningún apoyo, ningún estimulante, ningún consuelo, ninguna asistencia de ningún tipo, de nadie que me pudiera recordar. ¡Cuánto deseaba ir al cielo!».

En 1836 se casó y tuvo diez hijos.

Dickens nunca olvidó sus orígenes y en sus obras realizó una crítica social feroz de la pobreza y la división en clases de la sociedad Victoriana. A pesar de convertirse en un escritor reconocido, se sentía más cerca del hombre común, de la calle, que de la clase burguesa.

Sentía una gran empatía con los más débiles, los niños y las mujeres, cuyo protagonismo en sus obras es innegable.

DIEZ COSAS QUE DEBERÍAS SABER SOBRE DICKENS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *